Gestión de residuos urbanos

La gestión de los residuos

¿A dónde van a parar los residuos municipales?

Fracción vidrio: se almacena en un espacio municipal y de ahí la recoge una empresa que limpia, tritura y selecciona el vidrio para dejarlo apto para ser reciclado.

Fracción papel-cartón: se almacena mediante gestores autorizados para almacenamiento, que distribuyen el material a distintas empresas papeleras.

Fracción envases ligeros: se separan los residuos por materiales y densidades y se apilan en pacas en una planta de selección de envases ligeros. Desde allí se transportan a distintas empresas recicladoras o que utilizan los materiales obtenidos como materia prima.

Fracción orgánica-resto: se trata mediante el proceso de compostaje en una planta de tratamiento de residuos; la fracción rechazo se destina a un depósito controlado.

Fracción pilas: las pilas alcalinas y de botón, recogidas tanto mediante los contenedores de la vía pública como en los Puntos Limpios, se transportan a gestores autorizados para su valorización.

Fracción ropa y calzado usados: la ropa y calzado usados, recogidos tanto a través de los contenedores de la vía pública como en los Puntos Limpios, son gestionados por una empresa autorizada para el transporte, almacenamiento y clasificación de residuos textiles. Esta empresa destina aproximadamente el 38% de lo que recoge a reutilización y vende el material a mercados de segunda mano del norte de África (un 1% del total se entrega gratuitamente a una ONG). El 43% lo vende a empresas del sector del reciclado textil para hacer trapos; el 17% lo destina a eliminación y el 2% restante es plástico o cartón, que envían a gestores autorizados para su tratamiento.

Fracción aceite vegetal usado: el aceite vegetal usado, recogido tanto mediante los contenedores de la vía pública como en los Puntos Limpios, se transporta a una planta donde separan el aceite de sus recipientes. Los envases de plástico se envían a gestores autorizados para su valorización y el aceite usado se transporta a distintas fábricas de producción de biodiésel.

Podas y otros residuos de jardinería: se tratan mediante el proceso de compostaje en una planta de tratamiento de residuos; la fracción rechazo se destina a un depósito controlado.

Animales domésticos muertos: una empresa de transformación de subproductos animales los recoge y los trata adecuadamente.

Muebles y enseres: se procesan en una planta de tratamiento de residuos y la fracción rechazo se destina a un deposito controlado.

Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos: se almacenan en una planta autorizada para ello y se envían a distintos gestores autorizados para su valorización.

Residuos de construcción y demolición: se llevan a una planta de machaqueo y recuperación de inertes.

Vehículos abandonados y al final de su vida útil: dos centros autorizados para su tratamiento (CAT) los recogen del Depósito Municipal de vehículos fuera de uso.